18 ago. 2012

paraisos artificiales...

colacao y revistas caducadas
sin reloj, sin móvil, tan solo las escaleras y yo
nunca tres escalones dieron tanto juego
llevo ya un rato levantada, el sol aprieta pero no me importa, en esta casa siempre es invierno
suena ese disco que mas veces he perdido, los clásicos serán siempre modernos...
me acurruco en la entrada, cobijada del sol de la calle y resguardada por el fresquito que sale del pasillo
casa de piedra y ladrillo, de rejas de hace 200 años, techos altos y vigas de madera vistas, paredes blancas y felicidad
la felicidad del oasis en medio del desierto, la felicidad de los días sin pensar y las noches de sueños infinitos
llevo ya un buen rato y no pasa nadie por la calle, estoy en pijama y no me importa, si alguien pasara tampoco se sorprendería, es mi rutina de los días de felicidad plena de agosto
el sol ya me acaricia las piernas, sigo pasando las hojas, leyendo artículos que estoy segura que no interesaron a nadie en su día, resulta tan curioso leer prensa caducada
noto el frío de la pared penetrando por la espalda, cambio de posición y continuo la lectura, aun no he tocado el desayuno y debe ser ya cerca de medio día...

se oyen voces detrás de la cuesta, alguien viene...

-otra vez en la calle en pijama!! entra a vestirte que coges frió ahí sentada!!
y sin desayunar!!


joder como te echo de menos


bajo los efectos de: high and dry (radiohead)



4 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Otro temazo...

(cómo molan los rincones veraniegos, y ese ritmo pausado de los días)

un tipo sencillo dijo...

has escapado de zgz?

Tequila Limon y Sal dijo...

Estoy con dEsoRdeN... esos rincones veraniegos, que nos llenan de recuerdo y melancolía... ainsss... que bonito todo!!

Pio dijo...

Oohh que recuerdos!! añadiría los pies descalzos...

Tiempos pasados que fueron mucho mejor