18 jun. 2010

¿debería sentirme mal?

esperando el momento con la ansiedad de quien esta bajo el agua viendo el brillo de la superficie, sabiendo que al otro lado esta todo lo que necesita... respirar, es simple, solo eso...oxigeno
no era el momento perfecto, no era el momento ideal pero ahí estaba consumido por la ira inútil del que lo ha perdido todo, si había terminado todo, porque no
dijo todo lo que pensaba, no sonó como esperaba, una palabra tras otra, la miro a la cara, vio como se tornaba entre pánico y tristeza... dolor, solo dolor... sus ojos encogían, cada vez se iba haciendo mas pequeña
dijo todo aquello que había guardado, de la forma que nunca quiso decirlo...el daño ya estaba hecho, esta vez, solo por esta vez, se sentía ganador,
era como si hablase un extraño por el, pero bien sabia por dentro que siempre había sido así
tanto tiempo había estado macerando el dolor, tal vez por aquello de que tarde o temprano todo vuelve a su lugar, sin ningún problema, exultante terminó con un "te odio"
extrañado pensó "no me siento mal"




bajo los efectos de: otro de sus juegos (julio de la rosa) "voy a escribir letras para que odies todo lo que nos pasó"

8 comentarios:

Tom dijo...

El odio liberado reconforta.

Pio dijo...

Y luego de que le sirve odiar???, porque siempre pasa factura y es para mal

Pio dijo...

Por cierto, no me vendría mal una lista músical, de donde sacas tantas songs super chulass???

tan solo una cerilla dijo...

tom: cierto es...

pio: esa es la duda que siembra.
dame un tema y te hago un set list, si quieres uno sin mas, pues tambien!!

Pio dijo...

Voy a monopolizar los comentarios XDDD. De lo que quierass, de lo que te venga a la cabezaa :)

tan solo una cerilla dijo...

juas!! acota un poco!! no sabes donde te metes...jajjaa

Yo dijo...

El odio no conduce a ningún sitio, pero a veces cuando lo dices, te quedas taaaaaaaaannnnna gusto...

besos

tan solo una cerilla dijo...

creo que el problema es ese, como dice tom, el odio liberado reconforta, y en ocasiones la sensacion de plenitud supera la voz de la conciencia