5 abr. 2010

la duda eterna...

ella solo dijo dos palabras
suficientes
en aquel momento se abrieron sus ojos, mas vivos que nunca, con ese brillo extraño que hacia tiempo no desprendían
la luz tenue de la habitación no invitaba para nada a la fría sospecha que hacia que en ese preciso momento una gélida corriente le recorriera la espalda, esta vez no, esta vez no podía ser así
no sabia muy bien que hacer, dudar, creer, creer, dudar... el miedo puede llegar a ser infinito cuando se vislumbra un ápice de fracaso... una vez mas.
no se dio cuenta, no era consciente tal vez, de que una vez mas no eran los hechos los que harían que todo terminase esta vez, el mayor de los temores recorría su mente... dudar, quizás
la sugestión puede ser tan peligrosa que no nos deje ver la única verdad: todo acabó antes de empezar

bajo los efectos de: never seen the light of day (mando diao)

2 comentarios:

Tom dijo...

Sería genial vivir sin miedo ¿no?

tan solo una cerilla dijo...

bueno, en ocasiones es bueno, me refiero a esa sensacion de cambio
en otras el miedo auto inducido es la clave del fracaso