2 may. 2013

vas por ahi oliendo a verano...

esa realidad extraña que no llega a ser, como cuando por la noche las luces de la calle ciegan y no dejan ver el camino, demasiada luz, como si fuera de día
visiones de futuro que ocurren en el presente, la magia absurda de vivir dentro de las mentiras
miraba hacia la puerta mientras oía una y otra vez la historia inventada, susurros de una historia, visiones de verdades a medias
ya había acabado todo y esa sensación dulce y amarga que todo fin de fiesta deja comenzaba a recorrer mi cuerpo
me senté en las escaleras y comencé a deshacer los pasos, del final al principio y del principio al final, copas a medias, verdades a medias, horas de carretera... y tu y yo...
tu y yo, horas de carretera, tus verdades, sus mentiras... ultimo trago y bajo las escaleras

un sótano y miles de cosas para romper
es extraño como algo se apodera de nosotros, nos convierte en seres irracionales y con un bate o con nuestras propias manos destrozaríamos todo lo que se cruzara en nuestro camino, material o no
es por eso que he bajado, para no destrozar nada, aunque bien pensado... ¿si no confías en mi? no hay nada que romper

al final no ha sido tan malo apuntarse a la fiesta a ultima hora, huir de las mentiras y aceptar las medias verdades

bajas las escaleras y me agarras por la cintura, me empujas hasta abajo y me guias hasta la pared del fondo, esquivamos cajas y trastos, todo aquello que ya nadie quiere y un piano de pared, cubierto de polvo, levantas la tapa, te sientas y tocas dos notas mientras la luz de la escalera dibuja tu silueta al trasluz

me invitas a sentarme, acaricio las teclas, un par de acordes...

- parece que esta afinado...
- no se muy bien que hace esto aquí, nadie lo quiere
- como todas las cosas buenas

retiras el pelo de mi hombro y lo besas, coloco las manos y comienzo a pretar las teclas suavemente, acordes, te acurrucas en mi hombro, lo acaricias y abrazas mi espalda
suenan las notas, graves y agudos en clave de sol
manos coordinadas
acaricias el hueco entre jersey y pantalón mientras respiras al compás de las notas
vas marcando el ritmo, dos por cuatro... un compás tras otro...
las dudas se esfuman, las mentiras no importan y tan solo un segundo es suficiente
ya se lo que quiero....

- gracias por venir
me susurras al oído mientras suenan los últimos acordes


bajo los efectos de: on the sea (beach house)



3 comentarios:

Pio dijo...

Las cosas perdidas, los recuerdos encontrados...

dEsoRdeN dijo...

¿No hace falta que repita que ésta es una de las canciones más maravillosas que recuerdo, verdad?

tan solo una cerilla dijo...

si pio, algo asi.... reconciliarse con uno mismo a traves de ellos

des, juro que es lo que sonaba en ese momento, por eso me acorde de esa sensacion al tocar el piano... y si, se que con esta cancion te tengo ganado jajajaja apuesta facil