17 ene. 2013

12:01 am...

escapando de la mirada vacía, de su indiferencia hacia mi, se dedicaba a mirar a través de esas cristaleras por donde pasa la vida, la de los demás...
- mira... ¿cuantas veces lo has pensado?
- ¿pensar el que?
- que se siente al ser otra persona, tu podrías ser ese de ahí, el que cruza la calle y yo estar aquí con un tipo distinto al que pregunte esto mismo, o que el tipo de la calle se pregunte que es estar aquí dentro, sentado en esta misma mesa...
-no digas tonterías...

 lo observaba mientras pasaba hojas del periódico, los movimientos mecánicos hoja tras hoja, leyendo titulares por encima, sin prestar mucha atención, sabia bien lo que era eso, pasar horas de una vida llena de nada interesante tan solo de puntillas, tan solo por encima, sabia lo que era abrazar sin ganas, besar sin ganas...
se giro de nuevo hacia la ventana buscando un atisbo de vida... todo gris, nadie caminaba cogida de la mano, nadie charlaba o reía, la prisa había condenado las calles del mismo modo que ella había condenado vivir la suya mirando a través de otras ventanas, a través de miradas vacías de tipos vacíos... eran tan iguales...


bajo los efectos de: gone play on (Russian Red)



3 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

el color gris es mierda...

Cé. dijo...

Me encanta Russian Red.
La indiferencia, el gris, pasar páginas sin leerlas, leer sin sentir emoción, sin sentir nada... yo creo que no merece la pena. No sé por qué a veces nos mantenemos ahí. Supongo que por la esperanza de que eso cambie. Como cuando empiezas un libro que no te gusta demasiado, pero tampoco te aburre, y continuas leyendo por si mejora, por si el final merece la pena.
PD.Cuando veo a la gente por la calle suelo pensar qué pensarán. Cómo serán sus vidas. Quién les esperará en casa.

Pio dijo...

Mis días son demasiados grises...