3 jun. 2011

esperé pacientemente a que la tierra me tragara pero nada sucedió...

o tontunas varias, lo mio ya no tiene remedio

concretar una cita a medio día (practicamente sincronización con la otra persona)
olvidar hora y lugar de la cita (incluso la cita en si) a lo largo de toda tarde (varias veces)
dar gracias al cielo por haber quedado por mensaje (aviso para navegantes: al quedar por sms queda perfectamente registrado hora y lugar, las palabras se las lleva el viento, ya se sabe...)

salir de trabajar encendida como los niños en la puerta de un colegio, recordar perfectamente hora y lugar, coger el bus correcto (no sera la primera vez, ni la ultima...)
a lo largo del trayecto hablar de temas banales hasta perder la noción del espacio-tiempo y bajar una parada mas tarde (esta ciudad es pequeña, no hay problema)

subir la calle como alma que lleva el diablo (llego tarde, no es novedad)
entrar al bar poseída: mi cita no esta!!!
pedir en la barra mientras busco con la mirada, el dueño se acerca a preguntar? cotillear?, el cielo se abre y me ilumina:
"ahhhhh!!! no me pongas nadaaaa!!! que no he quedado en este bar!!!"

roja como un tomate salgo corriendo del bar mientras empujo al dueño (esperé pacientemente a que la tierra me tragara pero nada sucedió)
la vergüenza me ha durado hasta llegar a la puerta, total, cosas peores me han visto decir y hacer allí...

llego por fin al bar destino y una sonrisa me pregunta ¿te has confundido de bar verdad?
para que fingir...

bajo los efectos de: dejame vivir con alegría (en la versión de grupo de expertos sol y nieve)

5 comentarios:

Te susurraré... dijo...

Jajaja, pero qué despiste llevas encima!.

Pio dijo...

Jajajja me has matado con eso del bar, llevar tarde en mi forma de vida pero lo tuyo supera mi nivel :D

tan solo una cerilla dijo...

te susurrare: pues por desgracia mas o menos el habitual...

pio: llegar tarde ya forma parte de mi (una media de 20 minutos) y lo dicho cosas peores he dicho y hecho en ese bar, lo peor es que siempre vuelvo

Yo dijo...

Esas cosas sólo le pasan a Cerillita, jeje Aún recuerdo lo del felpudo de tu puerta, jeje.

besos

tan solo una cerilla dijo...

ay hija, y otras tantas que se me olvidan por el camino... ay si os contara todas...

besicos