5 mar. 2010

la hora imperfecta y sin solución...

una vez mas se cruzaron en la misma calle, aquella por la que tantas veces habían subido y bajado, calle mítica, que les había visto tantas veces derrochar lo que ahora ya no tenían, era ahora una calle maldita, sus vidas se cruzaban una y otra vez y es que las vidas pequeñas en sitios grandes tienden a reencontrarse.
recuerdos de un momento anterior que es ahora un castigo para dos, se rozaron levemente, sin levantar la mirada, como en los días de lluvia en los que se finge tener prisa.

al notar de nuevo su hombro comenzo a temblar, a hundirse por dentro, ¿como podía ser posible?
después de encontrarse mil veces, después de buscar un camino que le hiciera estar mas cerca, de intentarlo una y otra vez, después de tantas miradas cruzando la calle no entendía que un simple roce pudiera perturbarle tanto "estaría bien que me quisieras aunque seria mejor que te quisiera yo" pensó

cambió de rumbo, no quería seguir por ese camino, hoy no recorrería las mismas calles, no era capaz.
comenzo a callejear, a buscar un camino alternativo al habitual, por muy pequeño que parezca el mundo algo se puede hacer para evitar dañar el alma un dia tras otro, mientras tanto pensaba en las frases mas odiadas, los momentos mas difíciles... avanzar... aguantar...se había jurado no repetir jamas el "ya te lo dije", reprochar que no nos entendieron, que nunca entendimos, el dolor, la culpabilidad...

acabó sin darse cuenta en la puerta del bar donde se tomaron la primera cerveza, nunca mas habían vuelto...
"estaría bien que estas cosas no pasaran, así podríamos volver a los sitios donde intentamos ser felices sin sentirnos desgraciados... vaya, ya nunca podre volver"


bajo los efectos de: joy of youth (half foot outside)...me acabo de enterar que se separan... penita

3 comentarios:

SOMMER dijo...

la vida siempre da segundas oportunidades...
tal vez....

Mónica dijo...

nunca se sabe lo que está por volver...y ahí está lo interesante...
un besote grandeee!!!!!!!!

tan solo una cerilla dijo...

tal vez... bienvenido sommer!!

monica: esas cosas nunca se saben... el gran misterio de la vida, mil besos!!