1 ago. 2018

Que me voy...

Que no vuelvo...

Nuevo mantra

De vez en cuando toca repetir la lección una y otra vez para no perder el norte, tal vez para perderlo del todo... En el sur no se está tan mal.

Hace demasiado calor.
Demasiado para pensar, sentir y actuar, el asfalto quema demasiado como para llegar hasta tu casa, y no hay objetivo vital que me lleve a ella
Odio esa sensación de calor subiendo por la planta de los pies, de mi mente en ebullición para no llegar a ningún destino, a nada en claro.

Sigo viendo tus ojos claros perderse en mis palabras, riendo con mis banalidades, mi sonrisa desnudándose ante ellos, siendo vulnerable una vez más...

¿Otro café?





 



Bajo los efectos de: Marte (Tigres leones)



1 comentario:

Pio dijo...

Siempre somos vulnerables, alguna vez el calor arrecia y viene el frío, pero nunca dejaremos de pensar.