2 nov. 2008

uno para enseñar...otro para disfrutar...

Ayer en una apasionante conversación con mi madre debajo de una marquesina de autobús (estoy empezando a asustarme, ultimamente mi vida gira alrededor del transporte urbano)salio el tema de un primo suyo, personaje, el cual yo creo en gran parte incomprendido por el mundo en general, ya no solo la familia, decía que realmente las relaciones eran una mierda, el no podía presentar a la persona con la que lo pasaba bien, pero que no lo pasaba bien con la persona presentable...

La situación es tal, que genera cierta incomprensión por quien tiene los valores tradicionales altamente establecidos, ¿es acaso infidelidad?, creo que no, siempre y cuando todas las partes sepan de que va el juego, pero aunque las partes implicadas lo tengan claro, y lo acepten, y disfruten de ello (cada cual a su manera) en este personaje en concreto generaba además un conflicto cara lo establecido.

Y realmente ¿es tan horrible no compartirlo todo con una sola persona? creo sinceramente que no, al igual que preferimos unos amigos para ir de copas y otros para tomar cafés (espero que esto si este socialmente admitido) porqué no tener a alguien para compartir inquietudes, dudas, miedos, aficiones y con otra disfrutar plenamente. si nos paramos a pensar fríamente no existe el hombre ni la mujer perfecta, no ser un gran conversador, con brillantes ideas te convierte en una maquina sexual, así como tampoco ser un excelente amante en una brillante persona.

Si se trata de ser plenamente feliz como objetivo de vida, y esta es una buena solución, ¿por que genera cargo de conciencia en quién lo practica? o peor aun ¿por que solo genera cargo de conciencia cuando se intenta exponer?

Tal vez sea porque vivimos en un mundo tremendamente hipócrita, seguramente quien presume de gran felicidad con su pareja estable o no estable pero si única pareja, anda carente de alguna faceta que hace sentirnos completos, así que, perdamos el miedo y las ataduras...realmente es muy bueno compartir inquietudes con unos y follar con otros...simplemente hay que ser feliz.

bajo los efectos de: la soledad del corredor de fondo (la habitacion roja)