13 ago. 2011

filias, fobias y otras perversiones...

en uno de esos centros comerciales donde la gente se agolpa para dar cobijo a las necesidades mas básicas como pueden ser matar el tiempo y consumir, tratando de igualar al resto y mimetizarnos con el entorno, observo los techos de cristal cada vez que me monto en las escaleras mecánicas, como están montadas las estructuras, y me pregunto si de verdad servirá para algo el que entre luz natural a un sitio tan artificial, donde la gracia esta, en que el individuo pase a ser la masa, algo poco natural
me das la mano y seguimos subiendo, entre la multitud, porque hay veces que aunque sea agosto si la gente molesta es multitud, entre codazos avanzamos por los pasillos, me agarras fuerte y sigo sin entender porque hay tanta gente en un día como hoy y porque me agarras tan fuerte, no me van a arrastrar a los abismos
me llaman por teléfono y me alejo, la privacidad es necesaria a veces
te observo mientras hablo, estas apoyado en la barandilla de cristal (que manía con el cristal en estos sitios) miras como la gente ultima compras, el desorden de las rebajas, la felicidad de quien esta de vacaciones, el hastió de quien trabaja, me miras, me sonríes, te sonrío...
vámonos, te digo, me coges de la mano y bajamos de nuevo, miro abajo, tres plantas mas un sótano, las escaleras se entrecruzan dejando un gran espacio diáfano, 15 metros de altura tal vez (puta técnica) me asomo mas y mas...
-perfecto para el salto del ángel, digo bajito
me agarras tan fuerte que ya no siento la mano, te miro y puedo ver el miedo en tus ojos

bien, maravillosa capacidad de joder momentos perfectos

bajo los efectos de: sadness is a blessing (lykke li)



nota mental: ya van 300...



7 ago. 2011

De superhéroes...

que alguien coja la vida que en algún momento pensaste vivir y la haga propia, jode
que dos personas se la apropien y hagan suyo lo que un día enseñaste...

llegados a este punto: paso, si lo que tenia en mente no es original, creare algo nuevo, vivir vidas ajenas nunca fue lo mio
mañana empieza mi vida

bajo los efectos de: one night (the white stripes)





venga, ahora echale cojones y di que te gustan manos de topo

5 ago. 2011

canciones para el tiempo y la distancia...

iba a escribir una parrafada sobre lo harta que estoy de todo, tema ya muy recurrente en mi, demasiado tiempo muerta
sonaba esto:



y he comprendido lo curativa que puede ser la música, así que, para qué decir nada cuando otros lo han hecho ya (y mucho mejor por cierto)

el tema esta inspirado en este texto de Pedro Casariego:

Tengo 32 años, pero nadie sabe, ni siquiera yo, cuánto tiempo he vivido. Nací (según los papeles y los hombres) en 1955 pero no sé si estaba vivo en abril del 69, en marzo del 80, en aquella mañana gris, mientras remaba en el lago tranquilamente sueco. Nadie sabe los años que tiene, nadie conoce su verdadera edad, todos mentimos cuando decimos: “Tengo 32 años y soy ingeniero”. Todos hemos estado muertos en el vientre estéril de la noche, cuando no podemos dormir y nadie pone un disco para que bailemos con las estrellas desnudas. Las horas nos entierran de repente, sobre nosotros crecen los minutos y las flores moradas de la alta montaña. Luego, de pronto, otras horas nos desentierran con un beso en la boca, una mano debajo del pantalón o una simple tormenta, la madre del rayo y del charco, la tormenta salvadora… Ahora sé que tengo pocos minutos y pocos años…
-
Pedro Casariego (Poemas encadenados) -