24 sept. 2009

lo unico que es para siempre es lo que se ha perdido...

llevaba ya un rato sentada en la barra, no quedaban periódicos libres, un café sin prensa, no estar informados tampoco esta tan mal...pensaba si realmente tendría que hacer señales de humo para que por fin el camarero me viera...y según lo pensaba...se obró el milagro, cortado descafeinado con hielo...ya hacia frió, pero el café caliente me sabe a café de hospital.
me quede ensimismada viendo la beta de la madera de la barra, me sorprendí acariciando suavemente la textura envejecida...paladeando el cafe...frio...amargo...los minutos pasaban despacio... tan despacio que podía ver a cámara lenta el humo del cigarro, me encanta ver como ondea, es hipnótico...dedos interminables acariciando la boquilla, el papel entre la yemas...podría pintarme las uñas, pensé...pero no hay ganas...
son casi las doce y todavía llevo el pelo mojado, noto las puntas frías sobre los hombros, rozando la cara cuando agacho la mirada...apago el cigarro en el cenicero... la ultima combustión, efímera, roja, intensa...el ultimo hilo de humo, me ensaño y lo apago con fuerza...aun queda café, ultimo sorbo...no esta tan mal para ser jueves

bajo los efectos de: Shout to the Top (The Style Council)


2 comentarios:

Tom dijo...

Momentos únicos que sólo se pueden disfrutar solo...

tan solo una cerilla dijo...

cierto es...